Bienvenido a mi Blog

Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros. (Groucho Marx)

sábado, 31 de marzo de 2012

La caída de los Dioses.


Primero fueron los controladores, ahora los pilotitos pero el caso es que vuelven a la carga, ahora toca el para ellos intolerable gesto de la compañía de crear Iberia Express, una nueva línea empresarial de vuelos de bajo costo, faltaba más.
Estos hijos de papá, pijos a más no poder pilotitos de Iberia de doscientos mil boniatos al año cuyo título se obtiene exclusivamente en centros privados y cuesta como mínimo unos trescientos mil del ala, estos privilegiados que se fijan sus propios períodos de presencia, trabajo y descanso, que se diseñan sus horarios, rutas y calendarios al antojo de sus testículos, están que trinan por los escasos seis mil al mes que va a ganar un piloto de la nueva Iberia Express. Pobrecitos.
Estos tiranos, malcriados y consentidos de mierda que se creen el ombligo del mundo, estos pijos del espejo son capaces de poner en jaque a toda una sociedad,  les importa un carajo todo aquello ajeno a la merma de sus desproporcionados honorarios y se permiten anunciar su huelga para plena temporada turística jugando con los escasos y mínimos sueños de los trabajadores a la vez que ponen en peligro a todo un sector económico tan importante como el turístico. Son asquerosamente insoportables.
No entendemos como en "estepaís" se puede poner en la calle a cualquier miresable pagainfantas mientras que éstos niñatos hacen y deshacen a su antojo excusándose falsamente en la ridícula y recurrente tapadera de la seguridad aérea, son unos hipócritas impresentables.
Un pijo del Sepla gana al mes seis veces más que un neurocirujano del Hospital Universitario Virgen del Rocío, trabaja los días que le sale del higo y descansa por cinco el tiempo trabajado y aún así les parece poco, ahora protestan por los escasos seis mil que va a ganar un piloto de Iberia Express.
Estos chulos, prepotentes, chantajistas, soberbios, altivos, arrogantes y endiosados que se consideran por encima del bien y el mal, se merecen que cogiditos por la oreja, se les facilite un paseíto descalzos por la vida, una bajada a la verdad, un asomo a la ventana de la realidad y después, una patada en los huevos y... a la calle.
No tenemos el chichi para ruidos y a estas alturas todos tenemos muy claro que... no hay Dioses vivos.

jueves, 29 de marzo de 2012

Eso dicen.


Hay quien dice que han estado calladitos una larga temporada, que estaban extrañamente sumisos, desaparecidos mientras al parecer mamaban del chollo y la millonaria subvención socialista, que nada más cortárseles el rollo se dan cuenta que tenemos más de cinco millones de pagainfantas en la miseria, que España se hunde, que hay que defender los derechos de los trabajadores y protestar contra las medidas del gobierno, vamos que de huelga sindical nada de nada y que hasta hace cuatro días todo iba de maravilla.
Hay quien dice que están de fiesta, que cada jornada es el día de algo y hoy toca el día del miedo y la silicona, el día del neumático ardiendo, el insulto, la coacción, el trapo rojo y el pelotazo de goma. Eso dicen.
Hay quien dice que en el circo laboral, estos vagos redomaos con menos callos que el culo de la barby, van de domadores mientras los currantes saltan hasta pasar por el aro de su dictadura.
Hay quien dice que que sería de nosotros sin ellos, que nosotros, pobres ignorantes no sabemos nada y necesitamos de los "paquetes" informativos para enterarnos a la puerta de la fábrica de que estamos en huelga. Eso dicen.
Hay quien dice que son unos chupatintas, pijos del rolex, liberados del buzo y vividores por cuenta ajena, hay quien dice que no respetan el derecho de elección, que aquí se trabaja cuando ellos lo digan y les salga de los cojones. Eso dicen.
Hay quien dice que son unos iluminados que no han pegado palo al agua en la vida, liberados sindicales incapaces de ponerse el mono de trabajo ni con manual de instrucciones, que disfrutan de horas sindicales por la cara y a cuenta tuya, que quieras o no se creen que te representan y hablan de ti con términos como "clase obrera", que no son más que unos parásitos sociales y vagos indecentes. Eso dicen.
Hay quien dice que hoy es su fiesta, que hoy es el día de la intimidación y el miedo, del clavo en la rueda, la silicona y la pedrada en la luna, hay quien dice que los ínclitos de arriba mientras tanto... se lo pasan de miedo.
Hay que ver lo que dicen, si es que tienen una mala baba…