Bienvenido a mi Blog

Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros. (Groucho Marx)

sábado, 8 de febrero de 2014

Mala persona.


"Estepaís" es absurdo, pero lo malo es que lo absurdo nunca es gracioso, nunca, las únicas personas capaces en un pasado de ridiculizar lo disparatado fueron los míticos Tip y Coll, nadie más tuvo, tiene ni tendrá nunca, esa capacidad de provocar sonrisas partiendo de lo irracional e incongruente.
La vida nos enseña que lo absurdo siempre es irracional, casi siempre incongruente y muchas veces cruel cuando no perverso. Lo absurdo deja de ser absurdo para volverse ruin cuando bajo el prisma de la inocencia y la sencillez, el pagainfantas de turno observa con asombro como el dictado de las leyes se realiza desde la tarima de la insensibilidad, desde el púlpito del desprecio, la peana de la soberbia, el palio de la prepotencia y la arrogancia de la vanidad, cuando ve su vida dirigida por unos prebostes que no tienen ni puta idea de lo que cuesta un café con leche fuera de su economato para pijos, de quien no respeta al que tiene que vigilar diariamente el miserable saldo de su cartilla, a quien mide con desesperación la lejanía del fin de mes, a quien se da de frente cada día con el desamparo de su miseria, a quien teme por el hambre de sus hijos, a quien llora a solas su inmerecido e injusto fracaso.
Lo absurdo es pérfido cuando el estado de derecho se convierte en desecho por la indiferencia de una casta desleal y opípara, siniestra que alcanza el summum de la necedad al sancionar por vivir en la calle a quien primero echa de su casa, cruel cuando se despreocupa del hoy de quien nada espera del mañana, inhumano cuando no considera urgente lo vital del ciudadano,  despiadado cuando mira con pasividad que hoy y ahora haya miles de personas que no tienen pan que llevarse a la boca, desalmado cuando establece un protocolo burocrático larguísimo en el tiempo para conceder a una viuda su miserable pensión de soledad o al huérfano su triste limosna de potestad, inmoral cuando malgasta en vergonzantes y colosales gilipolleces el desayuno de los niños con desnutrición.
Lo absurdo se torna cabrón, alevoso y traidor cuando sube el recibo de la luz, el agua, la basura, el gas, el iva y el derecho a vivir a quien ni a vivir con dignidad le concede tal derecho, cuando se mueve por el interés privativo, cuando se somete y promete hasta que te la mete, cuando pasa olímpicamente mientras apalanca su morral, cuando no siente y consiente con lo prohibido y transige lo inmoral.
"Estepaís" es absurdo, absurdo por acción y por omisión, absurdo sin defensa propia, pero lo triste es que lo absurdo nunca es gracioso, nunca, ni Tip y Coll podrían con lo de ahora, con tanto corrupto, tanta sanguijuela, tanto miserable, tanto vividor por cuenta ajena, tanto hijo de puta con pedidrí y lo que es peor, tanta mala persona.

1 comentario:

  1. Así es, la situación que se está viviendo, hace salir lo mejor y lo peor de cada persona, muchos de ellos, sin ser conscientes de sus acciones. Otros , siempre fueron así, pero ahora se ve más.No se disfruta de lo que se tiene, hay que joder al otro y, regodearse en su cara, si es posible. Tristemente para mi, nunca había visto tanto tonto junto por la calle, a lo mejor, el que se ha vuelto tonto soy yo, puede ser, porque cada día me doy más cuenta que el que se está desubicando de esta sociedad soy yo. Joder,...qué movida, ¿ cómo se convierte uno en ladrón, mentiroso, ladino, caradura,... sin estar acostumbrado a serlo?.
    Un abrazo, me voy de España o de esto que queda de ella.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.