Bienvenido a mi Blog

Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros. (Groucho Marx)

martes, 4 de febrero de 2014

Reos de la verdad.


El uno que manda callar al otro, que miente por sistema, que finge como un bellaco, que niega lo innegable diga lo que diga y hable de lo que hable, que ahora nos viene con los putos brotes verdes a lo Zapatero, que cuando amanece el mes con cinco millones de parados todavía tenemos que darle las gracias porque por estas fechas el año pasado eran cinco millones veinte mil, que todo va bien, que "estepaís" es jauja.
El otro, el de la crisis imaginaria y la "championli" de la economía mundial, el predicador de la envidia que habla desde la filosofía del fracaso más absoluto, desde el credo de los ignorantes y la ficción del iluso, personaje que brama por el reparto equitativo de la miseria como principio básico y credo moral de su ideología, que basa sus postulados en lo casposo, trasnochado y hoy nada románticos principios del pijorojerío nacional, que critica lo de fuera sin mirar al sur, normal..., aquí murió la teoría de la evolución, aquí acabó el teorema de Darwin.
Todo es mentira, todo se ha ido al carajo, realeza irreal, senadores sin sentido, diputados imputados, recortadores sin recortes, políticos de la bajeza, sindicalistas del bogavante, el percebe y el "topalante", vividores por cuenta ajena, tragaldabas de patilla, sanguijuelas del pagainfantas, sinvergüenzas con matrícula, corbatas sin elegancia, individuos sin decoro.
Vengan de donde vengan, sean del color que sean, diestros, zurdos o confusos, misarios de vino dulce, ácratas confesos, patriotas descamisados, pasotas abrochados, apátridas declarados, predicadores de la falacia, oradores de la falsedad, charlatanes de la patraña, corruptos de manos calientes, chorizos de guante blanco, pervertidos del sobrecito y especialistas del trinque. Fracaso de la especie,
Todos son iguales, todos, éstos, esos, aquellos y los de allá, todos son iguales vengan de donde vengan, todos tienen los mismos intereses sean del color que sean, rojos, verdes, azules o coloraos, todos son iguales, todos son culpables de arrebatarnos la fe, de quitarnos la ilusión, de dejarnos sin futuro, de arrancarnos el presente, de avergonzarnos del pasado, todos son sospechosos del mal, responsables de la ruina de nuestros mayores, causantes de la frustración de nuestra juventud, de la niebla, de la negrura del horizonte, de la nulidad, del desastre, de la desesperación y la desolación social, del hambre y la miseria, son culpables de la tristeza, de las lágrimas de la impotencia, del dolor de generaciones, son culpables del desamor y quizás como dice Maricarmen se hace necesario un tsunami que sanee, desinfecte y nos libere de tanta mierda.
No tienen decoro ni moral y por lo tanto no hay disolución que lo solucione, podrán seguir mintiendo, podrán hablar, hablar y seguir hablando pero hay algo de lo que nunca se podrán librar, hay algo que nunca podrán negar, sus nombres pasarán a la historia y por mucho que digan, por mucho que mientan hay algo que siempre les perseguirá..., la verdad, y ellos han sido, son y por siempre serán..., reos de la verdad.

5 comentarios:

  1. No se pueden decir más verdades en menos espacio. Una vez más ... SUBLIME.

    ResponderEliminar
  2. Esto es lo que hay, que pena no haber nacido tonto o inútil y así ser más feliz en este puto país. Viva la ignorancia y el pasotismo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Todo es mentira desde hace treinta y tantos años, pero ha costado darse cuenta... ¿Más vale tarde que nunca? Ahora sólo queda desempolvar los puños y terminar cómo el Rosario de la Aurora... Qué país...

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
  4. No hay que añadir ni una coma... más claro imposible
    Elena

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.