Bienvenido a mi Blog

Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros. (Groucho Marx)

jueves, 19 de junio de 2014

Lana de la oveja.


Para qué lo vamos a negar, nunca hemos sido muy pagainfantas que se diga, eso del beato meapilas, boato, coronas y palios, ritos y reverencias, tanto culto, pompa y fausto… pues como que no, como que no nos pone en absoluto, pero ojito al tema, de eso, a lucir banderita republicana y ponernos una camiseta de la selección con tonos morados va un largo, larguísimo y doloroso camino con alfileres en la almorrana. Vamos que ni de coña.
No mezclemos las ovejas y fijémonos en la lana, las churras a un lado y las merinas al otro. El no tener espíritu monárquico no quiere decir colgar la morada de la ventana ni hacer el ridículo por ignorancia, ni de coña, es más, allá cuidaos…, cada uno tiene el pleno derecho a hacer el gilipollas como le salga del higo, con no tener ni puta idea de lo que hace es suficiente, eso se arreglaría con un ligero paseo por la historia de España, perdón, de "estepaís" y ser lo que se sea, republicano por ejemplo pero con cuando menos conocimiento. Pregúntenles por ejemplo como era la bandera que teníamos allá por el año 1873 con la Primera República como Gobierno y el himno de Riego como fondo musical. Ni puta idea de jugar al futbolín.
Debe ser la moda, hortera pero moda. Hoy, día de la coronación, hasta los niñatos peperos no monárquicos y con no más de dieciocho tacos llevan la payasada de camiseta esa puesta., pregúntenles quién fue Azaña, Largo Caballero o Niceto Alcalá Zamora y no digamos ya Estanislao Figueras o Pi y Margall, seguro que les dicen que personajes de Gandía Shore o algo así...
Vamos a separar las ovejas. No ser monárquico no quiere decir ser de la izquierda más casposa ni la derechona más asquerosa, ser monárquico no puede asociarse con ser más de derechas que el grifo del agua fría ni más rojo que el pimentón de la Vera, sino pasen y vean a socialistos como Rugalcaba y compañía por ejemplo. Cuestion de lana.
Lo que hemos escuchado esta mañana resulta acojonante, hay que ver el número de ínclitos tertulianos y osados ilustrados que desde cualquiera de las Taifas que de la madre patria mama por la cara se atreve a relacionar la bandera de "estepaís" con la corona, el franquismo o todo aquello que represente un pasado, muy probablemente por desconocer que desde ni más ni menos que 1785 con un coitus interruptus de ocho años, periodo histórico de infausto recuerdo que por cierto acabo como acabó, tenemos la bandera que tenemos, rojo y amarillo, ni gualda ni pollas y la franja diferente del medio de doble anchura que las otras, ya sea con un castillito precioso, un león de pie, el aguilucho de San Juan, el pollo frito o la corona de la princesa de los labios de fresa. Es la bandera que es, la bandera de todos, la bandera de España, uyyyysss… otra vez pedimos perdón, queremos decir la bandera de "estepaís".
Hoy tenemos coronación hasta en la sopa, mucha genuflexión, cabezazos, postración,  arrodillamiento y la virgen, que le vamos a hacer, un día es un día y hoy tocaba, no pasa nada, pero allí había de todo, políticos derechosos, izquierdosos, neutros, confusos, indefinidos y uno honrado.
Desde esta balconada solo queremos el bien, el progreso y crecimiento de nuestra patria, y digo patria sabiendo lo que digo. Jamás dudaríamos de la capacidad de Felipe para estar ahí arriba, solo le faltaba llevando más de cuarenta años entrenando, el caso es que igual y solo igual, a nuestro parecer, sin camisetas horteras ni pendones morados por el medio, sin tanta majestad, tanto altezas y princesas, tanta infanta, duques y archiduques, condes, vizcondes, nobles y tanta polla tonta, quizás y solo quizás fuera más moderno y menos feudal, más actual, más lógico, menos medieval y desfasado el hacerlo como Felipe de Borbón Jefe de Estado que como Felipe Segundo cuarto derecha.
En fin, solo es una forma de verlo, solo hay que cuidar de no confundir las churras con las merinas y para eso solo necesitamos un pastor, un buen pastor. Cuestión de lana, lana de oveja.

2 comentarios:

  1. Creo que el hecho fundamental es ser español... Con eso basta y lo es aquel que venera la nación, su historia, tradiciones y culturas sin entregarse al amplio "bagaje" intelectual de los que se inventan experimentos políticos, países e Historias que ni han existido ni existirán más allá del pedo mental de más de uno...

    Un saludazo.

    ResponderEliminar
  2. Pin, no siempre estoy de acuerdo con lo que escribes, pero hoy SI, completamente de acuerdo. Date por besado (virtualmente claro).

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.