Bienvenido a mi Blog

Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros. (Groucho Marx)

martes, 19 de agosto de 2014

Eso si que no.

Todo tiene un porqué y más viviendo en "estepaís", un reino en el que no hay institución ni organismo alguno que pueda asegurar cuantos próceres cobran del estado, no lo hay, así que entiéndanme, ante tal caldo me caía bien el chico ese de la coletita
Si, lo confieso. No me disgustaba el iluminado ese de Jodemos. No sé, que sé yo, era algo nuevo, algo fresco y diferente ante tanta mierda, tanto hijoputa a jornada completa, tanto privilegio y tanta  corrupción, es más, desde su triunfo en las elecciones a la cosa esa europea hasta le escuchábamos, algo que viniendo de nosotros ya es la leche.
Pues eso, que nos interesaba y es lógico, me imagino que lo mismo les habrá pasado a miles y miles de pagainfantas esperanzados en hacer una peineta a tanta fetidez humana, tanto lastre, tanto vividor por cuenta ajena, tanto parásito y tanto senador sentado sin sentido.
Normal que de repente, que de buenas a primeras te aparezca entre tanto privilegio y prerrogativa vergonzante, tanta corbata y cochazo azul, tanto buniness, tanta dieta injustificada, tanto aifone por la cara, tanto gintonic a tres pavos y menús a dos cincuenta, así, que de repente, que sin saber como, de dónde y por generación espontánea te aparezca un gallo que hable de la eliminación de sus prebendas y les diga a la cara lo que muchos pensamos, les reproche su tremenda jeta, sus puertas giratorias, sus tres meses de vacaciones de verano, su incontrolada abstención laboral, su despreocupación por la miseria de los ciudadanos y encima les llame casta... pues que quieren que les diga...¡un ídolo del trigo limpio!.
Nos divertía, motivaba y les confesamos que hasta nos ponía. Eso de ver acojonados por un lado a los borjamaris del osea, el yate de papuchi, la gomina y el pulligan sobre los hombros y por el otro con el agua al cuello a los fracasados y decadentes socialistos pijorojos, trinca-eres que llenan su boca hablando de derechos de los trabajadores mientras en casa tienen a una peruana por horas a tres pavos... pues eso, que nos la ponía más tiesa que la pastillita azul.
Pero de repente todo cambió y en un abrir y cerrar de ojos todo se vino al traste, en un tristrás la cagó el de la coletita, la cagó pero bien cagada y ahí murieron las esperanzas y por lo que a nosotros respecta ya le pueden dar por donde amargan los pepinos. A él y a todos los que piensen como él.
Nos tocó la fibra sensible, todo iba bien hasta que se proclamó defensor de los derechos de las ratas etarras, de acercarles a casa y acabar con los "tratamientos de excepción", vamos, que para acabar con nuestras ilusiones le ha bastado el preocuparse de los asesinos hijos de la gran puta, de los euskotalibanes que han matado a ochocientas cincuenta y ocho personas, mutilado miles y miles de vidas y sembrado el pánico en España durante cincuenta años.
No majete no, por mi como si haces pino con las orejas, hasta ahí podíamos llegar, se acabó tu tiempo y no hay más que hablar, por ahí no pasamos. Eso si que no.

3 comentarios:

  1. Todo el que entra ahí, se le acaba viendo el plumero y, este no iba a ser menos. No obstante, una sola persona no puede cambiar esto, es nadar contra corriente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tarde o temprano debía aflorar su radicalización y con ello su dictadura, aun más cuando están tan próximas las elecciones municipales y quieren conseguir acceder a los ayuntamientos donde podrían estar representados bildu, iu, erc..y de ahí a las Instituciones.
    Y además de todo ello, algunos medios se prestan para hacerles propaganda.
    Objetivamente hay que reconocer que son listos y se aprovechan del descontento reinante en el país y no tienen reparos en hacerlo sobre NUESTRO MUERTOS Y ESOS SI QUE NO.

    Ricardo

    ResponderEliminar
  3. Genial como siempre... Eres mi idolo Pineda, sigue asi, no cambies nunca, escribes lo que muchos pensamos, pero no tenemos ese verbo.... Animo campeon!

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario.