Bienvenido a mi Blog

Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros. (Groucho Marx)

martes, 25 de febrero de 2014

La picha de Manel.

Seguramente nadie en este Reino de Pagainfantas sepa mejor que ellos cual es el verdadero estado de la nación, estado, patria, país, engendro, territorio o coso éste como se llame donde entre penurias pasamos los días, quizás alguien debería escucharles un día. Quizás.
Más de lo mismo, hoy empieza el peñazo ese del que solo se puede esperar más de lo de siempre, reproches mutuos, ataques de colores, pases de modelo ideológico, escaparate y lavado de imagen.
Por un lado los del Pirata Barbacana que vendrán con rollos que ni ellos mismos se creen de estabilización económica, crecimiento moderado, progresión aritmética, disminución de la deuda, herencia recibida y tracas semejantes, los otros, los de la filosofía del fracaso, atacarán con los recortes, los rescates bancarios, el aborto, la reforma fiscal, la protección de la patronal, las preferentes etecé etecé etecé, el caso, es que nadie va a entrar a mirarse al ombligo, nadie va a entrar a saco en la verdad, en los problemas reales de España, todo está acordado, unos tocarán de soslayo los ahorrillos en Suiza de los unos, los otros solo rozarán la estafa continuada de ugeté, y así, todos contentos aguantando el tenderete y a mamar del chupete sin escuchar a la calle, a cualquiera de los cinco millones de parias que les mantienen mientras revuelven entre la basura, a cualquiera de los miles y miles de pringaos a los que ellos mismos han arrastrado a no tener ni tan siquiera futuro, a cualquiera de los miles y miles de abuelos que con su miserable pensión dan de comer a hijos, nietos, bisnietos y al que pase por la puerta, a esos nadie les escucha, nadie les da voz, ellos no participan en un debate artificial, interesado, estudiado y acordado, ellos no cuentan, no importan, solo les preocupa el debate, nadie va a entrar a saco en la verdad, en la realidad, en el día a día de la miseria, el hambre, los desahucios y la puta realidad.
Es más de lo mismo, más de lo de siempre, es otra sarta de mentiras, falacias, engaños, hipocresía y cinismo salteados con aceite de apatía, salsa de recochineo, un chorrito de mofa y cachondeíto de trolas a la miel.
No pierdan el tiempo, no van a sacar nada en claro, así va a ser y tan seguro estoy de ello que hasta me juego... la picha de Manel.

sábado, 22 de febrero de 2014

Paripé.

Después de la última patochada de los hijos de vagina sociable en la que como siempre provistos de su capuchita negra y ésta vez ante notarios a lo Mister Marshall, en un gesto de inusual generosidad  y voluntad conciliadora hacen documental entrega de dos pistolas de fogueo, tres revólveres de feria, una carabina del cuatro y medio, cinco tiragomas, dos granadas-mechero, cuatro petardos de los chinos, treinta y dos balas de nueve milímetros caducadas, un arco y dos flechas, después de eso, ya estamos tranquilos, ya podemos olvidarlo todo, pasar página y jugar al corro de la patata todos juntitos.
Ya está, ya han hecho su gesto, eso era lo que se le pedía, que hicieran entrega de su potencial armamentístico y ahí está, es lo que hay, no hay más, ahora nos toca a nosotros, ahora somos nosotros los que tenemos que dar el siguiente paso, reconocerles su derecho a matarnos en nombre y representación del oprimido pueblo vasco y pedirles perdón, pedirles perdón por salpicarles con nuestra sangre, por incomodarles con nuestra presencia, por apellidarnos Pérez y no Urrutia, por no haber nacido allí, por no comulgar con ruedas de molino, por despreciarles sin causa, por odiarles sin motivo y encima meterlos en la trena.
Nada de sed de venganza, nada de cumplimiento íntegro de las penas, nada de acción policial,  nada de presos en la cárcel ni multas de aparcamiento, olvidamos todo, montamos otro tenderete, traemos un par de encorbatados con acento inglés, reunimos a la prensa y ala, … otro paripé para aclarar borrajas.
España es así, se presentan en público dos mafiosos hijos de puta encapuchados en representación de la banda asesina ETA, cien periodistas, cuarenta cámaras de televisión, tres exóticos listucos bien pagados y... ni una sola detención, nadie sabía nada, no pasa nada y si no es por la dignidad de Consuelo Ordoñez se piran por donde han venido y nadie investiga nada, un ridículo permanente.
España es así, cincuenta años después y miles de víctimas España es así, una eterna mentira, un paripé.

miércoles, 19 de febrero de 2014

Lágrimas de picoleto.

Tiene morro el cabrón, se ha dejado la cartera no sé donde y me toca pagar las cañas, el caso es que no es un truco, es que es verdad, no me pilla de susto ni es la primera vez. Hace años que nos conocemos, es un buen tío, es buena persona o por lo menos a mi me lo parece, es un veterano que conoce el terreno y sabe de lo que habla, es mi amigo picoleto.
De la Guardia Civil se refiere como "los míos", si le calientas sale el "picotalibán" que lleva dentro, habla de cosas desfasadas como historia, respeto, honor, sacrificio y servicio, se define como nostálgico de la verdad, el decoro y la dignidad. Es un picoleto con pedigrí, un guardia de arriba a abajo.
Define a la clase política como prostiputas baratas y bien pagás, de la corona simplemente no habla, de la prensa calla y no otorga, del que pegó el bolazo al agua dice que es un mamón, un mamón que si o si... seguro que habrá visto caer asesinados compañeros en las vascongadas, que se habrá jugado la vida veinte veces por cualquiera de aquellos parias que sin saber nadar lo hacían hacia el paraíso, que habrá visto pasar cientos de negros entre el silencio de los bramadores y el desprecio de los mandamases, un gilipollas que llora la tragedia ajena, un tonto que habrá compartido mil bocatas en la valla, un pringao de cuatro perras, un hombre con corazón partido de sacar muertos en Ceuta, Corralejo, Mauritania o Senegal, un hombre de carne y hueso. 
Mi amigo picoleto ataca en defensa propia, critica con dureza al puto y puntual interés de la dejadez, a los olvidadizos que insultan porque toca, a los miserables que cargan el muerto a los suyos, a los sucios faisanes y siniestros ruGalcabas que desde las cloacas tienen la poca vergüenza de hablarnos ahora de respeto a los derechos humanos, a los ministros que mienten por sistema y sin necesidad, a los cínicos que no tienen cojones de afrontar los hechos con la verdad, a la hipocresía de la soraya de turno que degrada, ofende y humilla sin tener ni puta idea de lo que habla, a la santería de los que en la puta vida bajan al ruedo de la realidad, a la falsedad del rojillo postmoderno que hoy defiende con su vida al negro que ayer se la traía floja, a la beatitud del pijoflauta que larga con los huevos calientes desde hoteles de cuatro estrellas, a los subvencionados oenegeros en defensa del moco del caracol que ahora se apuntan al tiro al guardia, a quien desde el desconocimiento, el odio y el rencor ofende a los suyos, se los come.
Mi picoleto está quemado y se calienta, dice que no es monja, que es un Guardia Civil y está para lo que está pero le puede la impresión, la vehemente defensa de lo suyo, la transparencia de su verdad, el corporativismo de su honor como divisa, el compañerismo, la entrega, la fe ciega en los suyos, le puede la emoción y la vocación.
Pido un par de cañas, no queda otra así que pagó yo, mi amigo se ha dejado la cartera no sé dónde, no es un truco, es verdad, es una buena persona o por lo menos a mi me lo parece, está emocionado, le puede la impotencia de tanta infamia, tanta mentira, tanto abandono y tanta traición, le puede su verdad y disimula como puede las lágrimas, son lágrimas de honor, son lágrimas de picoleto.

lunes, 10 de febrero de 2014

Oremos.


Es un tema especialmente delicado y sensible pero es lo que toca, es lo que hay maricarmen. Oremos. Si ya constituía un disparate el extravagante mantenimiento de una monarquía ya sea absoluta, parlamentaria, híbrida o con tomate, si ya resultaba absurdo el mantener una institución basada en ritos, principios, usos y costumbres propios del medievo donde los derechos hereditarios exclusivamente fijados vía vaginal otorgan unos privilegios vitalicios indignos, impropios e incompatibles con la modernidad, si ya resultaba duro por escasez de argumentos el cuando menos callar para de esa forma respetar a la Jefatura del Estado aún en contra de tus propios principios pero acatándolo siempre por puro patriotismo, ahora mismo, ellos solitos por su comportamiento nos lo están poniendo difícil, muy difícil de ignorar, mucho menos de justificar y no digamos de defender. 
El padre, con íntimos rollos en sábanas ajenas, el que tiene y mantiene una millonada en Suiza heredada del abuelito Conde, que se pira de vacaciones con su Corina a Botswana para pasar el rato cepillándose elefantes a tiro limpio mientras preside la Asociación para la Defensa de la Naturaleza, acojonante. El yerno empalmado que se lo lleva por la cara, calentito, a carretadas y que no recuerda nada actuando siempre al amparo de una autoasumida y silenciosa impunidad, maravilloso. La niña lista que no sabe, ignora, no tiene constancia o simplemente lo niega, admirable. La nuera que quiere ejercer pero solo a media jornada, osea de forma parcial con itinerario, horario y calendario primeramente aprobado y supervisado por ella misma, extraordinario. El nieto, que sin licencia, permiso de armas ni pollas en vinagre se pega un tiro en un pie con una escopeta de caza, la rehostia, vamos un dechado de virtudes, todo modélico y ejemplar.
La extravagancia de una soberanía monárquica desciende hasta la bufonada, de alteza a morralla, de corona esmaltada a trenzada de espinas y mientras todo ésto pasa, les mata y remata la situación de "estepaís" con una corrupción política que nos sale por las orejas, con cinco millones de pagainfantas observándoles desde la cola de Cáritas, pasándolas putas, llenando las calles de miseria y revolviendo en la basura para poder comer, lo justo para reverenciarles.
Mal lo tiene la cosa y peor la casa, el chupete se hunde sin remedio, no son tiempos de reverencias y genuflexión, protocolo y beato, ritos y fastos, ceremonias y parafernalias, escuditos, blasones ni cojones, ya no les queda crédito de respeto, nombre, confianza ni razón, ya no vale una disculpa con cara de circunstancias, un lo siento, un me he equivocado y un no volverá a ocurrir, ellos solitos la cagaron bien cagada, entre todos la mataron y ella sola se murió.
Oremos por la cosa. Requiescat in peace.

sábado, 8 de febrero de 2014

Mala persona.


"Estepaís" es absurdo, pero lo malo es que lo absurdo nunca es gracioso, nunca, las únicas personas capaces en un pasado de ridiculizar lo disparatado fueron los míticos Tip y Coll, nadie más tuvo, tiene ni tendrá nunca, esa capacidad de provocar sonrisas partiendo de lo irracional e incongruente.
La vida nos enseña que lo absurdo siempre es irracional, casi siempre incongruente y muchas veces cruel cuando no perverso. Lo absurdo deja de ser absurdo para volverse ruin cuando bajo el prisma de la inocencia y la sencillez, el pagainfantas de turno observa con asombro como el dictado de las leyes se realiza desde la tarima de la insensibilidad, desde el púlpito del desprecio, la peana de la soberbia, el palio de la prepotencia y la arrogancia de la vanidad, cuando ve su vida dirigida por unos prebostes que no tienen ni puta idea de lo que cuesta un café con leche fuera de su economato para pijos, de quien no respeta al que tiene que vigilar diariamente el miserable saldo de su cartilla, a quien mide con desesperación la lejanía del fin de mes, a quien se da de frente cada día con el desamparo de su miseria, a quien teme por el hambre de sus hijos, a quien llora a solas su inmerecido e injusto fracaso.
Lo absurdo es pérfido cuando el estado de derecho se convierte en desecho por la indiferencia de una casta desleal y opípara, siniestra que alcanza el summum de la necedad al sancionar por vivir en la calle a quien primero echa de su casa, cruel cuando se despreocupa del hoy de quien nada espera del mañana, inhumano cuando no considera urgente lo vital del ciudadano,  despiadado cuando mira con pasividad que hoy y ahora haya miles de personas que no tienen pan que llevarse a la boca, desalmado cuando establece un protocolo burocrático larguísimo en el tiempo para conceder a una viuda su miserable pensión de soledad o al huérfano su triste limosna de potestad, inmoral cuando malgasta en vergonzantes y colosales gilipolleces el desayuno de los niños con desnutrición.
Lo absurdo se torna cabrón, alevoso y traidor cuando sube el recibo de la luz, el agua, la basura, el gas, el iva y el derecho a vivir a quien ni a vivir con dignidad le concede tal derecho, cuando se mueve por el interés privativo, cuando se somete y promete hasta que te la mete, cuando pasa olímpicamente mientras apalanca su morral, cuando no siente y consiente con lo prohibido y transige lo inmoral.
"Estepaís" es absurdo, absurdo por acción y por omisión, absurdo sin defensa propia, pero lo triste es que lo absurdo nunca es gracioso, nunca, ni Tip y Coll podrían con lo de ahora, con tanto corrupto, tanta sanguijuela, tanto miserable, tanto vividor por cuenta ajena, tanto hijo de puta con pedidrí y lo que es peor, tanta mala persona.

martes, 4 de febrero de 2014

Reos de la verdad.


El uno que manda callar al otro, que miente por sistema, que finge como un bellaco, que niega lo innegable diga lo que diga y hable de lo que hable, que ahora nos viene con los putos brotes verdes a lo Zapatero, que cuando amanece el mes con cinco millones de parados todavía tenemos que darle las gracias porque por estas fechas el año pasado eran cinco millones veinte mil, que todo va bien, que "estepaís" es jauja.
El otro, el de la crisis imaginaria y la "championli" de la economía mundial, el predicador de la envidia que habla desde la filosofía del fracaso más absoluto, desde el credo de los ignorantes y la ficción del iluso, personaje que brama por el reparto equitativo de la miseria como principio básico y credo moral de su ideología, que basa sus postulados en lo casposo, trasnochado y hoy nada románticos principios del pijorojerío nacional, que critica lo de fuera sin mirar al sur, normal..., aquí murió la teoría de la evolución, aquí acabó el teorema de Darwin.
Todo es mentira, todo se ha ido al carajo, realeza irreal, senadores sin sentido, diputados imputados, recortadores sin recortes, políticos de la bajeza, sindicalistas del bogavante, el percebe y el "topalante", vividores por cuenta ajena, tragaldabas de patilla, sanguijuelas del pagainfantas, sinvergüenzas con matrícula, corbatas sin elegancia, individuos sin decoro.
Vengan de donde vengan, sean del color que sean, diestros, zurdos o confusos, misarios de vino dulce, ácratas confesos, patriotas descamisados, pasotas abrochados, apátridas declarados, predicadores de la falacia, oradores de la falsedad, charlatanes de la patraña, corruptos de manos calientes, chorizos de guante blanco, pervertidos del sobrecito y especialistas del trinque. Fracaso de la especie,
Todos son iguales, todos, éstos, esos, aquellos y los de allá, todos son iguales vengan de donde vengan, todos tienen los mismos intereses sean del color que sean, rojos, verdes, azules o coloraos, todos son iguales, todos son culpables de arrebatarnos la fe, de quitarnos la ilusión, de dejarnos sin futuro, de arrancarnos el presente, de avergonzarnos del pasado, todos son sospechosos del mal, responsables de la ruina de nuestros mayores, causantes de la frustración de nuestra juventud, de la niebla, de la negrura del horizonte, de la nulidad, del desastre, de la desesperación y la desolación social, del hambre y la miseria, son culpables de la tristeza, de las lágrimas de la impotencia, del dolor de generaciones, son culpables del desamor y quizás como dice Maricarmen se hace necesario un tsunami que sanee, desinfecte y nos libere de tanta mierda.
No tienen decoro ni moral y por lo tanto no hay disolución que lo solucione, podrán seguir mintiendo, podrán hablar, hablar y seguir hablando pero hay algo de lo que nunca se podrán librar, hay algo que nunca podrán negar, sus nombres pasarán a la historia y por mucho que digan, por mucho que mientan hay algo que siempre les perseguirá..., la verdad, y ellos han sido, son y por siempre serán..., reos de la verdad.