Bienvenido a mi Blog

Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros. (Groucho Marx)

lunes, 30 de junio de 2014

La puta y la santa.


De lo dicho ná de ná,  como dice mariadelcarmen, cuando uno se muere... "Hasta las putas son santas". Es lo que hay.
Hoy Rugalcaba es todo un modelo de político honesto, ilustre estadista, inteligente a más no poder, lumbreras, honrado a carta cabal, dirigente sin parangón, guapísimo a reventar y la virgen santa, ya no es un estorbo y lastre de remendón para los socialistos ni el heredero de Mister Equis, zafio, maquiavelo y nostálgico de la checa para los pijoperos.
Ya no existe la chapuza del GAL, el Faisán ni el chivatazo a ETA, ya no es un acabado, un perdedor nato ni un fracasado que ha convertido el pesoe en un partido roto en mil pedazos, en estado vegetativo, con cuidados paleativos y presente marginal, nada de eso, pelillos a la mar. El ex-vicepresidente y superchuli que lo fue, ministro del interior Rugalcaba es una eminencia, un icono de sabiduría, un semidios, un ídolo y hasta glorioso, vamos... como el atleti.
Nadie va a decir que estaba acabado, que políticamente agonizaba, que no le quieren ni para secretario de su comunidad de vecinos, nadie va a decir nada, ni los suyos le van a echar de menos, quieren que se pire y que se pire ya, cuanto antes para pasar página y punto. Hasta con las orejas aplauden su marcha los socialistos.
Somos como somos, de puta a santa cuando cascas el huevo, nadie va a decir que con su coleguita zapatero llevó a "estepaís" al desastre, a la ruina más absoluta, al borde del caos, a la quiebra económica y la desesperación social, que gracias a él y otros como él estamos como estamos, nadie lo va a decir.
Se va, el monárquico y sonrojante republicano de pro se pira, se larga despedido por la casta con una ovación tan antológica como hipócrita y tan absurda como bochornosa, este nefasto y dañino personaje al que en su pueblo no quieren ni ver, se va, que pena, con lo majete que era...  que se lo pregunten a Rajoy.
Lo de "estepaís" es acojonante, tenemos hipocresía para regalar, somos unos ambiguos, unos turbios remilgados y oscuros resbaladizos, somos unos pamplinas con la memoria justa para pasar el día y más falsos que la teta de un travesti.
Si ya lo dice Mariadelcarmen que es más lista que el hambre, si, ... eso, ... lo de la puta y la santa.

jueves, 19 de junio de 2014

Lana de la oveja.


Para qué lo vamos a negar, nunca hemos sido muy pagainfantas que se diga, eso del beato meapilas, boato, coronas y palios, ritos y reverencias, tanto culto, pompa y fausto… pues como que no, como que no nos pone en absoluto, pero ojito al tema, de eso, a lucir banderita republicana y ponernos una camiseta de la selección con tonos morados va un largo, larguísimo y doloroso camino con alfileres en la almorrana. Vamos que ni de coña.
No mezclemos las ovejas y fijémonos en la lana, las churras a un lado y las merinas al otro. El no tener espíritu monárquico no quiere decir colgar la morada de la ventana ni hacer el ridículo por ignorancia, ni de coña, es más, allá cuidaos…, cada uno tiene el pleno derecho a hacer el gilipollas como le salga del higo, con no tener ni puta idea de lo que hace es suficiente, eso se arreglaría con un ligero paseo por la historia de España, perdón, de "estepaís" y ser lo que se sea, republicano por ejemplo pero con cuando menos conocimiento. Pregúntenles por ejemplo como era la bandera que teníamos allá por el año 1873 con la Primera República como Gobierno y el himno de Riego como fondo musical. Ni puta idea de jugar al futbolín.
Debe ser la moda, hortera pero moda. Hoy, día de la coronación, hasta los niñatos peperos no monárquicos y con no más de dieciocho tacos llevan la payasada de camiseta esa puesta., pregúntenles quién fue Azaña, Largo Caballero o Niceto Alcalá Zamora y no digamos ya Estanislao Figueras o Pi y Margall, seguro que les dicen que personajes de Gandía Shore o algo así...
Vamos a separar las ovejas. No ser monárquico no quiere decir ser de la izquierda más casposa ni la derechona más asquerosa, ser monárquico no puede asociarse con ser más de derechas que el grifo del agua fría ni más rojo que el pimentón de la Vera, sino pasen y vean a socialistos como Rugalcaba y compañía por ejemplo. Cuestion de lana.
Lo que hemos escuchado esta mañana resulta acojonante, hay que ver el número de ínclitos tertulianos y osados ilustrados que desde cualquiera de las Taifas que de la madre patria mama por la cara se atreve a relacionar la bandera de "estepaís" con la corona, el franquismo o todo aquello que represente un pasado, muy probablemente por desconocer que desde ni más ni menos que 1785 con un coitus interruptus de ocho años, periodo histórico de infausto recuerdo que por cierto acabo como acabó, tenemos la bandera que tenemos, rojo y amarillo, ni gualda ni pollas y la franja diferente del medio de doble anchura que las otras, ya sea con un castillito precioso, un león de pie, el aguilucho de San Juan, el pollo frito o la corona de la princesa de los labios de fresa. Es la bandera que es, la bandera de todos, la bandera de España, uyyyysss… otra vez pedimos perdón, queremos decir la bandera de "estepaís".
Hoy tenemos coronación hasta en la sopa, mucha genuflexión, cabezazos, postración,  arrodillamiento y la virgen, que le vamos a hacer, un día es un día y hoy tocaba, no pasa nada, pero allí había de todo, políticos derechosos, izquierdosos, neutros, confusos, indefinidos y uno honrado.
Desde esta balconada solo queremos el bien, el progreso y crecimiento de nuestra patria, y digo patria sabiendo lo que digo. Jamás dudaríamos de la capacidad de Felipe para estar ahí arriba, solo le faltaba llevando más de cuarenta años entrenando, el caso es que igual y solo igual, a nuestro parecer, sin camisetas horteras ni pendones morados por el medio, sin tanta majestad, tanto altezas y princesas, tanta infanta, duques y archiduques, condes, vizcondes, nobles y tanta polla tonta, quizás y solo quizás fuera más moderno y menos feudal, más actual, más lógico, menos medieval y desfasado el hacerlo como Felipe de Borbón Jefe de Estado que como Felipe Segundo cuarto derecha.
En fin, solo es una forma de verlo, solo hay que cuidar de no confundir las churras con las merinas y para eso solo necesitamos un pastor, un buen pastor. Cuestión de lana, lana de oveja.

martes, 10 de junio de 2014

Martes al sol.


Hoy no es un día especial, es un día cualquiera, un día más. Te levantas, te aseas, desayunas, pillas el tomatito y a currarla.
Es martes, hace sol y buena temperatura, es un día más, un día de los de siempre y como siempre, nos ameniza la mañana el encanto del escape libre de los macarras con su ciclomotor, las amargadas caras semafóricas de los de siempre en el sitio de siempre y a la hora de siempre, ya nos conocemos, solo nos falta gintonear juntos. Inyecta karma el dulce ronroneo del autobús acelerando su incorporación desde la parada para evitarnos pasar a tiempo, los más listos que nadie que dejan el coche en doble fila frente  a los bares de la plaza de toros mientras se meten el lingotazo matutino leyendo plácidamente la prensa, muy educados ellos, se la suda la retención y molestias ajenas, la pitada del de atrás dos décimas después de ponerse verde el muñequito de la bombilla, al que no pierde de vista desde que estaba colorao amenazándole con ansia en su mirada y soberbia en el pedal, lo de siempre.
Son demasiadas cosas para ser martes, pero también para mañana o pasado, salimos con tiempo de casa e intentamos relajar la gestoforma, sonreír porque si y pasar del estrés ajeno pero es difícil, miras a tu alrededor y tienes la sensación de que la peña vive en una permanente defensa propia, todo Dios está mosqueado, es difícil, parecen demasiadas y abusivas las clausulas de la supervivencia, del vivir en calma con uno mismo y no digamos con los demás.
Seguimos para bingo, nos incorporamos al tajo, tele de fondo, volumen casi imperceptible, casi pero es inevitable y te enteras, la oyes aunque no quieras, los temas del día entran en tu cabeza de forma sutil, ingeniosa, planificada, hábil y sibilina, son los de siempre, para variar se habla de lo de siempre, más de lo mismo, el mismo coñazo, del referéndum para todo, los cansinos del chon en brazos para votar su interminable y soporífera tocata y fuga del Reino y aprovechando que el Pisuerga baja con truchas rosas, los horteras del trapo y la camiseta republicana de la selección con su temita por la dimisión del Juancar y la abolición del tan entrañable derecho de sucesión vaginal. Luego nos viene el iluminado de la coletita, si, ese, el vanidoso y engreído de clase superior, el del ego interminable, entrenador de gamusinos y descubridor del chocolate espeso pero eso no es todo, hoy, para acabar de rematar la tocadura testicular tenemos aparición estelar, el que nos faltaba, hoy alumbra nuestro intelecto el ilustrado Alberto Garzón, el comunista diputado por Málaga que cada vez que ladra falta al respeto a las víctimas del terrorismo etarra, que con su vomitiva presencia mancilla su memoria, que califica de ultras a la AVT, que afirma alegremente que las víctimas no tienen razón por el hecho de serlo, vamos que el niñato hijoputa éste nos ha calentado el día...
No nos lo ponen fácil pero ya queda menos, paciencia, en cuanto salgamos de aquí comemos y nos piramos a nuestro rincón, a donde no se piensa en pensar, a donde la mar cuando habla lo hace de lo que verdaderamente importa, vamos pasar de rollos, de referendums, tontos del culo y niñatos de tres al cuarto.
Nos lo pide el cuerpo, hoy tiene que ser... un martes al sol.