Bienvenido a mi Blog

Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros. (Groucho Marx)

miércoles, 30 de julio de 2014

Judas el Butifarro


A Mas le duele lo del honorable butifarro, le duele e inspira compasió, tiene cuyons. Esta compungido, mohino, tristón y afligido por el chasco con el honorabl, por el president que se lo ha llevá por la cá y calentí, por un president que ens roba.
Parlan de millons como si res, treinta y cuatre ans acumuland perres en la Andorra y sin acoquinar en la Catalonya, que cosas oye, menos mal que es un asunt particulá... non pasa res.
Le da pena del pobre honorabl, es logic, no siente pena de la desnutrisió infanti, del paro, la deuda que les ahoga y la miseri que pobla la Catalonia, no, le apena el pobre peló independentist ese que lleva treinta y cuatre ains trincan a manos llenas. Y luego era la Españya la que ens roba. Me descojono toa...
El honorabl trincón resulta que nunca lo fue tant, que lo de honorabl es una milonga y que la pela es la pela. No le valió con los privilegis y prebendes a costa del sumiso paganini, no, no tuvo bastant con una oficina de cuatrocientes metres en plene centre de Barceló, tres secretaris pa ná, un chófer, un coche de la virgen de Montserrat, cuarenta mil pavos para la fundació de su pensamiento  y ochenta y séis mil del ala como humilde pensió.
Judas a Cristo se lo negó tres veces, el apóstol era un pringao, el butifarro trescientes, trescientes veces dijo que no, ¡¡¡que no cuyons!!, que la pasta es de una herenci de su pare, vamos que es culpa de la herencia recibida, mira, como el pepé, que casualidad. Por cierto, su hermana y cuñado no tienen ni idea de la herencia en cuestión. Mentirós y traidor el butifarro que hasta a su propia hermana engaña y roba...
En esta Expaña que hasta anteayer les robaba y a la que ellos llaman grasienta y casposa decimos que... "De padres gatos, hijos michinos", esto no ha hecho más que empezar y la cosa se pone divertida, molt divertida, después de Judas vendrán más, muchos más, esto será un desfile de chorizos, una recua de mangantes, la de los apóstoles de Judas, ...Judas el Butifarro.

martes, 22 de julio de 2014

La realidad.


Hoy una frase me ha hecho pensar y lo curioso es que ha salido de mi boca, que la he dicho yo y te juro por esnupi que no he bebido ni fumado cosas raras. Pobre gilipollas.
Pues si, he dicho una tontería, ¿que pasa? ha sido una indisposición mental puntual y transitoria, un sin querer, lo reconozco, una más, una incontinencia sentimental, un impulsivo escape de romanticismo justiciero, una estúpida andanada de deseo, un trastorno de pasión, lo confieso, he sido yo. Hoy he dicho... "Estoy en mi derecho", tócate los cojones, yo solito y sin paracaídas ni nada. Menudo gilipollas ...
Extrapolando la expresión del contexto, la conversación y destino, eso del "estoy en mi derecho" es una absoluta y utópica payasada, no hay más que bajarse de las nubes y dar un paseo por la verdad. Una miradita al tan venerado como inútil mamotreto ese que parece ser que habla de esas cosas y al que con solemnidad y ridículo boato llaman carta magna... es como para partirse de pena y descojonarse de melancolía.
A nuestros prebostes, sufridos, esforzados, admirados y nunca suficientemente ponderados ellos, ilustres padres de la patria (con perdón), en su día y quién sabe si por una sobredosis de celtas sin filtro, se les fue la olla hablando de derechos y libertades de los ciudadanos, que si derecho a la vida, la salud, la dignidad, la educación, el idioma, el trabajo, una vivienda digna y la de Dios es Cristo, bla bla bla, ni caso, todo mentira, por no tener ni tan siquiera tienes derecho no ya a la protección institucional o presunción de inocencia sino ni tan siquiera a la Verdad. 
Las deudas te las cobran con un veinte por ciento de interés y te las pagan a un cero con cinco y a callar. Ni derecho ni hostias, a pagar y callar. Si montas una churrería en Sardañola te fríen la porra como no la rotules en polaco y ni derecho ni hostias, a pagar y callar. Vendes una casa por catorce y vienen los listos de montoro y te dicen que de eso nada monada, que si o si... la has vendido por veintidós y punto, ni derecho ni hostias, a pagar y callar. Vives en Cantalamuda, te llega una multa por meterte el dedo en la nariz en un semáforo de Oyelasorda de la Orotava, dices, juras y perjuras que no has pisado la isla en tu vida, demuestras que eres manco, que ese día estabas ingresado por un cólico de almorranas y que el coche estaba sobre una grúa en el Monte de Santa Cagalera de la Virgen ... y se siente, ni derecho ni hostias, a pagar y callar y después, si eso, vas al contencioso ese que para que se haga justicia y por listuco, para no pagar los doscientos del ala... te gastas los mil de bellón y vuelve cuando quieras.
Esa es la verdad, ese es el tan cacareado edén de las libertades, el ombligo democrático de occidente, ese es el estado de la nación que les interesa y del que nadie cacarea, el estado de la prepotencia, el desprecio, la soberbia y la indefensión.
Los pagainfantas se la bufan por tiempos, solo cuenta su voto cada cuatro años, entonces y solo entonces son lo principal, los más guapos y su objeto de culto, veneración y admiración, solo entonces reparten flores. Al día siguiente las flores son espinos, los derechos solo palabras y volvemos a la rutina, a la triste realidad, a violación sistemática de su honor, la falta el respeto, la mentira, el ultraje, la humillación, el desprecio, la arrogancia, la altivez y la indefensión.
Su prepotente actitud e indiferencia me recuerda una frase que no sé quién coño dijo, ni dónde ni cuando pero por la oveja Dolly que lo dijo..., "Promete y promete hasta que mete que una vez metido, ...se acabó lo prometido" y esa mentira es la verdad, la triste realidad.

lunes, 21 de julio de 2014

Un día más.


La caja tonta nos acompaña de fondo, su sonido está presente, es el coro de la canción diaria. Entre tecleo, teléfono y chorradas varias la oyes, ahí está pero no la escuchas, no la prestas atención, estás a lo que estás hasta que dejas de estarlo, hasta que una voz serena, de timbre cálido y tono cándido te llama la atención, giras la cabeza y escuchas lo que oyes.
Es una mujer, una persona de entre 50 y 60 años, de gesto afable y mirada sincera que te despierta el espíritu, habla de su desahucio, de su honor asfixiado, su ruina interior, la pérdida de su autoestima, de su fracaso personal, habla de lo que tenía, de lo que carece y de lo que quiere, no pide mucho, solo necesita recuperar su dignidad, reclama el derecho a vivir con honra, a levantar la cara y mirar sin vergüenza, a ganarse el pan, a comer cada día, a ducharse con agua caliente, a no buscar en la basura, a no ser un lamento en vida y morir por desesperación.
Es un ser humano, una mujer dulce, una mujer sin esperanza, que aún rendida por su presente y asolada por el mañana no pide más que vivir, es una mujer que no entiende nada, que no sabe como ni porqué después de toda una vida trabajando se ve así, en la calle y no por llevárselo calentito sino por avalar a su hija en la compra de un piso, una mujer sin posibilidad de rescate, arruinada por la usura, el abuso y avaricia de una banca por todos rescatada, la de los Blesas y compañía, la de las pensiones vitalicias e indemnizaciones vergonzosamente millonarias. 
Oigo, escucho y no puedo evitarlo. Se me revuelve el alma, asoma la rabia y sale lo peor de mi. En éste reino de pagainfantas, vergonzoso corruptódromo y paraíso de urdangarines, bárcenas y fabras hay mucho chorizo hijodelagranputa, mucha sabandija sin escrúpulos, mucho cabrón que vive por cuenta ajena y ese precisamente es el germen del comunista iluminado de la coleta, la miseria humana de unos consecuencia directa de la falta de moral de otros, la de los que nos han llevado a vivir de la miserable pensión de los abuelos, a la pérdida por desprecio de varias generaciones, a sumirnos en un mañana sin futuro, en la desesperación, la ruina material, la penuria, la desgracia, la depresión, la desolación y en algunos casos,... la muerte.
Mientras tanto, hoy es lunes, hoy es un día más para cualquiera, para unos un día más que vivir, para otros... un día más que sufrir, un día más.
Pasen, vean y oigan pero sobre todo escuchen, abran su alma y verán que hoy, aún siendo un día cualquiera, no es un día más.

jueves, 17 de julio de 2014

Vergüenza


Debe ser la costumbre, la rutina, la terrible normalidad de la convivencia con la miseria, la deleznable omisión como genérica respuesta social, el pasotismo  o el sunsuncordan, el caso y lo triste es que apenas nadie la echa de menos, nadie la recuerda.
Hablamos de la vergüenza, nos referimos a ese incómodo por deshonroso sentimiento de pérdida de dignidad causado por una falta cometida, humillación o insulto recibido y no lo digo yo, lo dice la Real Academia de la Lengua... lo dice la RAE.
No vamos a entrar en la melancolía del desfasado, no vamos a referirnos al amor propio, el pundonor, el orgullo o el decoro, no, Dios nos libre, para nada, faltaba más, eso es propio de nostálgicos del antiguo régimen y nosotros somos personas postmodernas, guays borjamaris y supermegachachis demócratas de la muerte muertísima.
Este hoy decadente Reino de Taifas y patético feudo de pagainfantas otrora cuna de la hidalguía, el honor, la decencia, la generosidad, el altruísmo y las gestas heróicas no la echa de menos, la vergüenza no cabe, no tiene sitio, no encaja en el corruptódromo nacional en el que se ha convertido esta mierda de chupópteros subvencionados, parásitos consentidos, vagos privilegiados, inmunes aforados, liberados del tajo y vividores del callo ajeno. Aquí no cabe la vergüenza, no hay lugar, no tiene sitio.
La vergüenza es la gran ausente en la prostituída sociedad española, esa que consiente y mira para otro lado ante la terrible extensión de la pobreza, el hambre infantil y el revolver entre detritus por tanta basura política, tanto ERE podrido, tanta millonada barata, tanta pensión vitalicia, tanto privilegio absurdo, tanta gestión criminal, tanta apropiación indebida, tanto llevárselo por la cara, tanto todo va bien, tanto aquí no pasa nada y tanto llámame gorrión...
Mientras tanto, todo pasa y nada sucede. Hoy es jueves, es un día más, una equis cualquiera en el calendario, un día que pasará desapercibido excepto para el que no tiene pan para comer, ilusión para vivir y esperanza de futuro.
No la hay, no está ni se la espera, no quedan vestigios de su presencia ni huellas de su paso. Nos referimos a la vergüenza, miramos hacia atrás y preguntamos al nostálgico desfasado, a ese que sentado en el pasado nos mira con melancolía hablándonos de honor, decoro, patria y justicia. Flipamos, nos habla de fantasía, quimeras y utopía,  nos habla de sueños imposibles, de lo desconocido, de términos que solo están ... en el tocho de la RAE.
No lo miren mal pero es que ser español, hoy me da vergüenza.

miércoles, 2 de julio de 2014

Talquistina.


Que digo yo que eso de las palabras solemnes y bravuconas en referencia a los sueldos y sueldas miserables, así como los derechos y derechas de los trabajadores y las trabajadoras del mundo y la munda, conceptos de los que no solo hoy sino cada día cacarean hasta la brasa los ínclitos e ilustradísimos líderes sindicalistos y sindicalistas... pues que si, que está muy bonito sobre todo viniendo de Don Cándido y el Señor Toxo, dos señoritos de kilito al mes y rolex en la siniestra que viven por cuenta ajena y no han pegado un palo al agua en su azarosa, relajada y no menos disfrutada vida. Muy meritorio.
Estos preclaros de la vida, insignes iluminados, destellos de sabiduría autoerigidos como abogados de los pobres y defensoras de las parias, fugados ellos y desertoras ellas del callo diario desde los diecinueve, hijos e hijas de la subvención que a cuenta de las artrosis y lumbalgias de los demás no han hecho fila en las colas del paro en su puta vida, pues bien, si, esos mismos, ahora resulta ser que gozan de autoridad moral para la representación de los tristes y tristas pagainfantas que poblamos el Reino de la Leti y el Froilán, pues va ser que no mire usté. A mi... NO.
No proponen, no se implican, no contribuyen, no aportan, no curran y ni se inmutan con la miseria que nos está cayendo encima, pero eso si, mientras ésto nos arrasa... tírame pan y llámame gorrión, congresito por aquí, comité por allá, reunión por aquí, asamblea por allá y ya que estamos, pegatinas fuera y a las mariscadas, perdón, barricadas. En que estaríamos pensando...
Facturas de Judas aparte, tenemos un modelo sindical patético, lleno de chupatintas blindados por su superior, aventajada y acomodada situación laboral, adosados amparados desde cualquier asociación, federación, confederación, agrupación, gremio o colectivo que nadie sabe para que valen pero nos cuestan una pasta gansa, estériles, improductivos e inútiles integrales metidos a político de megáfono portátil sin las obligaciones del resto de los mortales y currinchis, sin horario, itinerario y mucho menos calendario, no hay más que fijarse un poco y comprobarlo, oficinas de sindicatos cerradas, liberados ausentes, delegadas de compras y cartelitos de "vuelvo enseguida" cuando ni está, ni se le espera. Pa qué...
Son como son, "compañeros ejemplares" pero mal acabados con horas sindicales que dedican a todo menos a tal actividad y aprovechando su afortunada, privilegiada e intocable posición, las acumulan por la cara uniéndolas a las vacaciones de navidad para "joder" al prójimo, modélicos "camaradas" a los que solo ves cuando te piden la firma para no sé que chorradas, paradigmas de "colegas" que nunca madrugan, guapitos de cara que jamás doblan el espinazo, y supertovarich que sin manual de instrucciones son incapaces de ponerse el mono.
En fin, cofrades de distinto cristo en un sistema sindical único en el mundo por lo vergonzante pero ojito... ni se te ocurra criticarlo, se forma inmediata serás tildado de cutre, cutra, facho, facha, franquista, franquisto y la de Dios. El sistema ni tocarlo que te montan el pollo...
Es lo que hay, ajo y agua que sarna con gusto no pica, y si pica... talquistina y a cascarla.