Bienvenido a mi Blog

Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros. (Groucho Marx)

martes, 16 de septiembre de 2014

"Semos asín"


Lo de siempre, hay quien confunde el tocino con la velocidad y el herpes genital con el arpa digital, ya me dirás que tiene que ver una cosa con la otra, pues eso, así estamos, que por manifestar repugnancia por la celebración del toro de la Vega ahora resulta que es que humanizo a los animales y eso es de rojos asquerosos que denostan nuestra historia... si, tócatelos que es así la cosa, me habla de historia quien no tiene ni puta idea de quién era Blas de Lezo, Alvarez de Toledo, el Gran Capitán o Daoiz y Velarde, tanto es así que juraría que son marcas de coñac. Es lo que hay, no le entra en la cabeza que no se es más patriota ni español por respetar según que tradiciones y lo mires por donde lo mires lo del toro de la Vega es una aberración y punto.
Somos y por supuesto según para qué muy tradicionalistas. Es cojonudo y hay que ver como nos lo pasamos, nos encanta atravesar a lanzazos a un toro acorralado, muerto de pánico e indefenso, prender fuego en los cuernos al toro de Medinaceli o a cualquier otro que nos pille a mano, nos chifla dislocar el cuello a los toros enmaromados, el acribillar a pinchazos y luego rematar con un tiro al toro de San Juan, arrancar la cabeza a los gansos colgados de una cuerda o matar a pedradas ardillas y gatos en Robledo de Chavela, nos encanta, es guay, es la tradición... tirar cabras o pavas por el campanario, descuartizar a sablazos gallos colgados en la plaza y cosas así, vamos, que nos chifla y enorgullece conservar estas divertidísimas tradiciones, ahora bien, como se le ocurra al picoleto de turno disparar al aire una bola de goma a menos de quinientos metros de un negro que se está bañando..., ¡¡¡nos lo comemos por inhumano!! y ante eso, me pregunto..., ¿eso es de rojos o de fachas?, no es por nada, mera curiosidad, es que me está creando un problema de identidad aunque pensándolo bien, solo es de meros gilipollas con pedigrí.
Somos como somos, hemos dejado atrás la crueldad, somos un país inculto, casposo, bárbaro, inmoral y putrefacto que para lo que queremos somos los más progres del mundo mundial mientras que para otras cosas nos volvemos más tradicionalistas que la sopa de pan y seguidores hasta la muerte de los usos y costumbres de nuestros antepasados por muy inhumanas, crueles, psicópatas y salvajes que sean ...
Ya que somos tan tradicionalistas podríamos retomar el lus primae noctis, el derecho de justicia en los dominios, la sumisión del vasallaje, el uso de mansos, el veto al voto femenino, el luto obligado, la bula y el mear en la calle, al fin y al cabo no dejan de ser ritos y costumbres ancestrales españolisimas de la muerte por supuesto.
Somos como somos y no tenemos remedio, somos unos ventoleras que pasamos del norte al sur en un pispás, sin término medio pero tampoco es de extrañar, lo nuestro desde luego no es la cultura del respeto a los animales y sino, que se lo pregunten al amigo de Corina que de eso sabe mucho.
Si es que, "semos asín", escatológicos.

sábado, 13 de septiembre de 2014

Ampuero.


Esto de la democracia supermegachachi debe de estar muy bien, yo no digo que no, debe ser lo más de lo más pero igual es que estoy algo agilipollado (y eso lo digo yo, no tú) por tanta bofetada nazionalcatalanista porque no acabo de cogerle el paso. Va a ser que no y mira que lo he intentado... es lo que tiene ser racional.
Por más que me lo digan pues mire ustéd, no. Que no, que no voy a respetar en la puta vida a quien me insulta y mira por encima del hombro en base a una supuesta asumida superioridad racial por su "peculiaridad" histérica y diferenciación cultural, ya te cagas, osea que todo Dios, todo españolito ya sea gallego, cántabro o extremeño tiene que que rendirles pleitesía porque son "diferentes", que se vayan a cascarla...
Parece ser que en España uno no puede sentirse orgulloso de ser español sin ser considerado un facha por ello, no, aquí se puede ser y sentir de todo menos español y encima reírle las gracias a esos asquerosos de mierda, ruines y viles hijos de vagina sociable que me llaman "puto español", verdaderos indigentes intelectuales y okupas del pesebre que falsean su historia, se inventan épicas aventuras y no tienen ni puta idea de quienes son, quienes han sido y lo que es peor, quienes van a ser cuando se desteten del pecho que ahora aborrecen...
Tengo derecho a sentirme cántabro, extremeño y español hasta la médula sin por ello ser tachado absolutamente de nada, tengo derecho a cagarme en la puta madre del que me llame españolista de mierda, tengo derecho a decir que estoy hasta los cojones de diadas insultantes y aberris egunas ofensivos y tengo derecho a decir que el que no quiera estar que se pire de una puta vez y deje de darnos la brasa con tanto derecho a decidir ni tanta pollada, que no pasa nada, que plantamos fronterita con un precioso de la muerte alambre de espino, aranceles, pasaporte y visado, dejamos de pagarles su "diferenciación", las prestaciones sociales, pensiones, seguridad social y a cascarla a Ampuero que si te he visto... no me acuerdo.
Esto de ser políticamente correcto está muy bien, es lo guay y está muy guapo pero cuando el trato es recíproco y me respetas, ahora bien, si me insultas, me provocas, me vejas y encima te tengo que reír las gracias, pues no, va a ser que no... que la puta no paga la cama.
Decía Pío Baroja que el nazionalismo se cura viajando y éstos imbéciles deberían empezar a conocer otros lugares ya mismo, todos tienen su encanto y podrían empezar por el norte, por ejemplo.... por Ampuero.

martes, 9 de septiembre de 2014

Carta a la Guardia Civil.


Ayer ha muerto otro y no es otro más, es que el otro día fueron tres, otras tres tragedias que hacen en cuatro días cuatro madres enlutadas, cuatro familias destrozadas para siempre y por eso te escribo, te escribo a ti y te escribo a solas, en el rincón de pensar, con el único dictado del corazón, con la mente en tres niñas pequeñas y la sola compañía de una lágrima furtiva, de un sentimiento raro, de una mezcla de pena, rabia, dolor y orgullo como español.
Te escribo a ti y en plural, con tinta modesta, letra humilde y profundo respeto, con el anonimato al descubierto y el corazón en la boca, te escribo porque si, porque me sale del alma, porque nadie lo dice, porque muchos los piensan, porque sois como sois.
Te escribo a ti, a los hombres y mujeres que entregan su vida a los demás, a los silenciosos silenciados, a los que se la juegan cada día, a los que viven con orgullo una profesión, a los que sirven con honra, a los que siempre están, a los que valen, a los elegidos de la verdad.
Te escribo a ti, a los que entregan todo por nada, a los recelados por el desconocido, los odiados por el malnacido, los del temor infundado por víctimas de un pasado, te escribo a ti, al objeto del gesto cobarde, del insulto fácil, el rencor inusitado y el ataque inmotivado.
Te escribo a ti, a la gloriosa Guardia Civil, a la institución mejor valorada de España, a los del honor en su divisa, los del amor profesado, la vocación declarada, el espíritu demostrado, el valor acreditado y la eficacia probada.
Te escribo a ti, a los hombres y mujeres que hacen suya cada día la esencia del honor, la dignidad, el decoro, la lealtad y la honradez.
No me salen las palabras, tengo el corazón encogido. Con el dolor imaginario del trance que están pasando esas familias solo me queda expresar mi más profunda y sincera admiración para pensar bien alto..., ¡¡Viva España y viva su Guardia Civil.!!

sábado, 6 de septiembre de 2014

La línea del honor.



No todo vale majete, no todo vale. Hay cosas, cosos, entes y gentes que te quedan grandes, enormemente grandes, hay valores a los que tú, por tu falta de ética y escasa estatura moral no podrás llegar jamás. Estás crecidito pero no eres nadie pequeño, no tienes entidad, valor ni importancia alguna, no eres nada, te crees algo cuando eres un simple mindundi que asoma el plumero, un tonto a las tres que ha tenido la mala suerte de ser grabado cuando pensaba que nadie lo haría, cuando disfrutaba insultando tras la barricada del odio y la aversión, cuando mentía en compañía, parapetado en la alevosía, la premeditación y el anonimato, cuando difamaba por placer, porque le apetecía, porque era gratis.
No eres nadie. Hasta hace cuatro días solo eras uno más en el decorado pero ahora ya no, ahora te has lucido, ahora ya te conocemos, ya no eres un ignorado ignorante, ahora eres un conocido ignorante ignorado, un ridículo pijorojo, un majadero resentido sin sentido, vengativo sin causa, ególatra interesado y soberbio ventajista que de la desesperación, necesidad, pesimismo y desesperanza ajena, eres un simple mentiroso, un embustero y farsante, un pérfido, un mezquino, un fulano despreciable. No eres nadie.
Se te ha visto el vil plumero Monedero, que mala suerte has tenido, te ha pillado el carrito del helado dejándote con el culo al aire y las vergüenzas al sol, mostrando tu verdadera cara, la del odio, el resentimiento y la inquina.
No te cortas un pelo y acusas de cosas gravísimas a sabiendas de su falsedad, atacas al honor de los Cuerpos de Seguridad del Estado tachándoles de traficantes de droga, eres un majadero, un perverso sin escrúpulos, un detestable sin prejuicios, un tramposo sin hombría, dignidad, honra ni conciencia. No eres nadie.
Te has pasado cuatro calles majete, te ha pillado la verdad, no tienes escapatoria, has perdido el norte, la razón y el respeto de la gente de bien.
Que la justicia si existe haga su trabajo porque todo tiene un límite y el agradar a cuatro proetarras no justifica la ofensa, hay valores sagrados, intocables, valores delimitados por la dignidad, el respeto y el decoro, valores marcados por algo que tú desconoces, por algo que ni te suena, por la línea del honor.

jueves, 4 de septiembre de 2014

La zapatilla de la Angelita.


Está difícil la cosa, tanto que desconfío hasta de mi última esperanza, la que todo lo solucionaba, dónde se acababan los problemas y las discusiones, ésto no lo arregla ni la zapatilla de mi madre.
Ojo, ojito que la zapatilla de mi madre no es una zapatilla cualquiera, me río yo de los antitanques, los cohetes norcoreanos, los misiles tierra-aire y los pepinos del Mossadd, cuidadín cuidadín que las zapatillas de mi madre son aparatos que dejan estela como los aviones a reacción, son auténticos drones con control remoto, radiogoniómetro, gepeese, plotter, radar, detectores de morro ajeno y la de Dios pero aún así... la cosa está difícil aunque... no perdamos la esperanza, hasta no hace demasiado tiempo tenía una eficacia demostrada del casi ciento cincuenta por cien, pero ahora... la cosa está jodida no vamos a negarlo.
Está difícil porque somos un reinoengendro petao de pusilánimes, apocados, ñiñatos, ñoños y milindris, de gilipollas congénitos y canguelo adquirido. Ya no somos ni estamos, no llegamos ni a la nada, no sentimos, hemos perdido el orgullo por nuestra historia, por la gloria pasada, ahora denigramos la patria y el valor, abjuramos del coraje, despreciamos el heroísmo de nuestra historia y hasta a Blas de Lezo tildamos de criminal.
Lo cosa está difícil porque somos la nación de la aberración, del hembrismo exacerbado y el feminismo exasperante, del machismo cobarde y el machito macarra, del gesto cabreado y la navaja bandolera, del viceversa de lo malo con lo peor, de la españofobia, de la palabra prohibida, de la ambigüedad, los pijoapartes y los choricEREs.
Difícil porque somos un pueblo de psiquiatría, un minimundo sin raza donde no llamamos a las cosas por su nombre, donde las putas no son rameras sino trabajadoras sociales, los negros ya no son negros si no de color, los moros no son moros sino musulmanes y tenemos los santos cojones de atacar a los judíos por defenderse del islamismo.
Difícil porque somos un país guachidemócrático de la muerte y quizás por ello raro, vergonzoso e hipócrita. Raro porque no considera a los palestinos como fanáticos de olla perdida que viven para morir matando, vergonzoso porque calla y contempla sin rubor como van de pintxos y txacolís por el botxo los hijos de puta asesinos etarras, disfrutando como chones de una libertad gratuita por calles y glorietas con su nombre en una placa e hipócrita simplemente por todo, por eso y por más, por cobarde, por falta de raza y cojones, simplemente por eso.
Es difícil porque somos diferentes, porque somos un país de pandereta, boina calada, sandalias de esparto y botijo de barro, un país sin gallardía ni orgullo, un país trémulo y acomplejado, deshonroso y vergonzante, indigno e inmoral, somos únicos, somos la polla de la coya.
Es difícil porque somos un país sin estado, una paraje de chorizos sin cuerda, mangantes sin pudor, honorables sin honor y traidores sin palabra, somos el paraíso de los sucialistos de Bandalucia, de los pijochoros y borjamaris de Valencia y de los desagradecidos chupatetas de la quimera de catalana.
Lo va a tener difícil mi madre porque estamos a falta de algún que otro zapatillazo "in illo tempore", lo va a tener chungo porque somos una mamarrachada, un esperpento, un país de risa, absurdo y sin remedio, lo va a tener difícil pero no desesperemos, que no cunda el pánico, nos queda la última esperanza, nos queda la zapatilla de la Angelita.